Tiempo de Evaluar. (29 de Diciembre 2020)

A pocos días de concluir el año 2020 tenemos la obligación de hacer un alto en la rutina diaria, preparar una taza de té o café, según prefieras, sentarte cómodamente con tu Biblia en el regazo, dedicar un tiempo a platicar con Dios. Así, con la confianza de un hijo que tiene el permiso y el derecho de llegar al trono de la Gracia y pedirle que nos ayude a evaluar lo hecho y lo no hecho.

El 2021 llegará queramos o no, algunos temen asomarse al 1 de Enero pues no quieren llevarse las sorpresas con que no recibió el 2020. Pero tenemos que recordar que por sobre todas las cosas nosotros somo peregrinos y extranjeros en esta Tierra; que nuestra ciudadanía está en los Cielos; que el mundo está bajo el maligno y que somos sus enemigos. También tenemos que afirmarnos en nuestra identidad como Discípulos de Cristo, quienes hemos sido enviados con una misión al mundo: ser Sus embajadores para rogar, a quienes se obstinan en "ignorar" su real condición de enemigos de Dios, a que se reconcilien con Dios, a lo cual no pueden aspirar pues no hay quien busque a Dios y porque están incapacitados para hacerlos, no lo desean en absoluto. La única manera de que se vuelvan amigos de Dios es a través de la predicación del Evangelio. Esa es nuestra misión diplomática en esta Tierra.

Para alcanzar el éxito la misión encomendada, tenemos que recuperar, enseñar, vivir y compartir los cinco puntos de la fe reformada: Solo Biblia, Solo Cristo, Solo Gracia, Solo Fe y Solo a Dios la Gloria.

El fundamento, sin duda alguna, es La Palabra de Dios, La Biblia. Los miembros de Iglesia Kabod, tenemos que vivir y enseñar que La Biblia es; Inspirada, Inerrante, Infalible, Autoridad Suprema y Suficiente. Las batallas que nos esperan, individual y corporativamente, las ganaremos solamente si somos fieles a la Palabra de Dios. Los batallones del enemigo ya están marchando para destruir La Biblia, la Iglesia y todo concepto e institución creada y ordenada por Dios.

Destaca la lucha que tendremos que librar contra la ideología de género que pretende destruir las instituciones creadas por Dios: La Familia, La Iglesia y El Estado; que busca pervertir los únicos géneros creados por Dios: masculino y femenino, hombre y mujer, así como los roles que Él en su infinita, omnisciente y soberana voluntad les asignó a cada uno dentro de las relaciones familiares, sociales y culturales. Ideología que además trabaja intensamente para despojar a los padres de su derecho y responsabilidad hacia sus hijos. Objetivo en el que han ido avanzando poco a poco y para el que preparan la ofensiva final.

No podremos resistir si no somos fieles escudriñadores, fieles estudiantes, fieles lectores y fieles predicadores de La Biblia. Por eso nuestra Iglesia Kabod, intensificará las oportunidades que provean a los miembros y visitantes un mayor conocimiento de La Palabra de Dios, espacios para compartir los tesoros en ella descubiertos y les habilite para ir a hacer discípulos. Para ello crearemos más oportunidades de reuniones presenciales y más y mejores oportunidades de capacitación virtual.

El 2021 nos espera y nosotros nos adentraremos en él con la seguridad de que saldremos vencedores porque nuestro Señor prometió no dejarnos solos sino que Él está con nosotros todos los días y Su Espíritu Santo garantiza su auxilio y presencia. ¡Bienvenidos a un año que será realmente emocionante! ¡Un año que nos regalará múltiples oportunidades para ser testigos de Su gloriosa victoria y salvación! En 2021 nuestra Iglesia, de la mano del Novio Eterno y Señor Victorioso, avanzaremos en el crecimiento espiritual y seremos testigos gozosos de cómo el Señor añadirá cada día a los que han de ser salvos.

7 Cosas que tenemos que hacer y vivir. (20 de Septiembre de 2020)

Cuando se declaró la pandemia del virus COVID-19, com Iglesia vimos de inmediato la mano de nuestro Soberano Dios permitiendo este evento con el propósito principal de que Su Iglesia se arrepintiéra de sus pecados y se convirtiera de los caminos que la habían alejado de Su presencia.

Nuestra fe absoluta en la Palabra de Dios, La Biblia, nos proveyó de la paz que sobrepasa todo entendimiento. Dispusimos nuestros corazones y confesamos nuestros pecados y nos convertimos de aquellas practicas que habían apagado nuestra pasión por nuestro Señor.

Durante este tiempo hemos sido testigos de primera línea de la misericordia y el amor de Dios, de su fidelidad y cuidado. Hoy, con la reapertura de la vida social, nos disponemos a continuar tomados de la mano de nuestro Dios, sin olvidar las lecciones aprendidas en estos meses.

Estamos convencidos que ahora que nos estamos de nuevo reuniendo como Cuerpo de Cristo, no somos ni volveremos a ser los mismos que eramos hace en Marzo. Hemos cambiado, hemos renovado nuestro compromiso a ser verdaderos discípulos de Jesús, dejándolo todo por Él, dejando que los muertos entierren a sus muertos, negándonos a nosotros mismos, tomando cada día nuestra cruz y siguiéndole en obediencia. Sabiendo que nada de esto lo podremos alcanzar sin estar íntimamente unidos a nuestra familia: Iglesia Ministerios Kabod y, sin pedir a cada momento a nuestro amado Jesús que nos pida todo lo que quiera y nos de todo lo que nos pida.

En esta nueva era, que el mundo llama "la nueva normalidad", nosotros tenemos definidas las acciones generales que guiaran nuestro ser y hacer por los próximos meses o años, hasta que el Señor nos indique que es tiempo de renovarlos o transformarlos. Veamos cuáles son:

1.- Proclamar la necesidad de una conversión verdadera.

2.-Proclamar la naturaleza de la fe verdadera.

3.- Proclamar la vigencia de La Ley Moral y cuándo, cómo y a quienes es lícita su aplicación.

4.- Proclamar la perpetuidad de Los Diez Mandamientos y cuándo, cómo y a quiénes es lícita su aplicación, para combatir el antinomianismo doctrinal del dispensacionalismo y la práctica anarquista de la Cultura

5.- Proclamar la pureza de la adoración al Único, Soberano y Absoluto Dios, tal y como Él lo instituyó y reguló, a fin de combatir las innnovaciones humanas.

6.- Proclamar la autoridad de Dios y Su Palabra que es inspirada, inerrante, infalible, autoritativa y suficiente.

7.- Defender a los representantes designados por Dios para el liderazgo en la Familia, la Iglesia y el Estado, combatiendo el individualismo (egoísmo) social y el hedonismo de la cultura posmodernista.

Haremos y viviremos todo esto sin reemplazar el eterno Evangelio de la salvación solamente por Gracia, solamente por Cristo, solamente por Fe y solamente para la Gloria de Dios.

Proclamaremos y viviremos los cinco puntos de la Reforma: Solo Biblia, Solo Cristo, Solo Gracia, Solo Fe, Solo a Dios la Gloria.

Esto lo enseñaremos y viviremos en nuestros hogares y en todo lugar en que nos encontremos, defendiendo la Biblia e iluminando las instituciones creadas por Dios: la Familia, la Iglesia y el Estado con la verdad absoluta de la Palabra de Dios.

Hasta la próxima palabra de Aliento y Esperanza.

Es tiempo de dejar de creer. (17 de Septiembre de 2020)

Estamos viviendo un tiempo especial en la historia humana, impactados por una pandemia que provocó y seguirá provocando cambios significativos en la manera en que hacemos las cosas. No tuvimos elección y estabamos desprevenidos. Es definitivamente un tiempo provocativo como lo es el título del artículo de esta semana.

¿Cómo es posible que una iglesia esté promoviendo que dejemos de creer? ¿Acaso no va eso en contra de su propia naturaleza? ¿Qué no es la misión de la iglesia llamar a creer a tener fe?

Tienes razón, sin embargo no es una contradicción. Hasta antes de la pandemia COVID-19 todos eramos creyentes, sin excepción, hasta los ateos, los escépticos y demas, todos creían. La fe que crecía y dominaba con más adeptos y de más rápido crecimiento, era la que promueve que creamos en nosotros mismos. Esa que nos enseña que el hombre es la razón de ser de todo lo que existe y que lo único que importa es la satisfacción de los deseos personales. El siglo XXI entró liderado de la mano del posmodernismo, un humanismo exagerado y una creciente anarquía en todos los ámbitos sociales y culturales.

La pandemia mostró además lo irracional que pueden ser los seres racionales (el hombre), creyendo que la solución al problema la tienen ellos y persistiendo en negar a Dios. Vinimos de décadas de rebeldía abierta a los dictados del Creador de todas las cosas visibles e invisibles: décadas de asesinatos crueles de seres indefensos (aborto), de esfuerzos crecientes por destruir la institución divina de la familia, para establecer prácticas pecaminosas y condenadas claramente en la Palabra de Dios, verdad absoluta y la cual determina la veracidad o falsedad de todas las "verdades de los hombres".

Entramos a la pandemia por decreto divino, porque el Soberano así lo decretó y determinó. Él lo hizo como un acto de justicia y un acto de amor. Porque al fin y al cabo Dios no se inmuta ante las caricaturas que los rebeldes hacen y difunden para presentarse a sí mismos un dios -así en minúsculas- a la medida de sus caprichos y perversiones.

Lo lamentable es que la inmensa mayoría de personas están saliendo de esta oportunidad que Dios les concedió para arrepentirse de sus pecados y convertirse a Él, en condiciones peores a commo entraron. Si, porque siguen creyendo en sus fantasiosos engaños y se obstinan en rebelarse contra su Creador.

Por eso, este es un llamado de última hora para que dejes de creer en las ideologías -sociales o poíticas- y en las artificiosas construcciones culturales que promueven principios y valores que alientan la idolatría en todas sus formas posibles. La mayor de ellas la idolatría al dios Mammon, el dios de las riquezas, pero también seducen a los ingenuos -que se creen listos- con el hedonismo y el libertinaje sexual, llevándolo a extremos aberrantes - como el vivir como animales- empaquetados en falaces conceptos tales como: inclusión, diversidad y otros por el estilo.

Ahora bien, te llamo a dejar de creer en el hombre para que comiences a creer en el único Ser digno de toda nuestra confianza, Aquel quien es la Verdad Absoluta, la Justicia incorruptible y el Amor perfecto. Este ser irrepetible y sin par es Dios, no cualquier dios, sino el Dios de la Biblia: Jehová, YHWH. El mismo que es un solo Dios y tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, iguales en esencia, iguales en deidad, iguales en dignidad. El Rey Soberano, Creador y Dueño de toda la creación, visible e invisible.

El Único y Absoluto Dios cuya Verdad es absoluta y la revela a Sus hijos, aquellos que Él busca, para que se arrepientan y conviertan, porque Él los predestinó, los escogió, los llamó y los habilitó para responder con fe a Su llamado irresistible, para recibir por gracia por medio de la fe, la salvación que es única y exclusivamente a través de Cristo.

Te invito a que hoy pidas perdón por tu incredulidad y por cada pecado que el Señor traiga a tu memoria, que aborrezcas el pecado como Dios lo aborrece y que te conviertas, es decir que decidas firmemente abandonar tus caminos de perversidad y blasfemia, y decidas a partir de hoy seguir a Cristo. Puedes contactárnos para recibir ayuda en la decisión que vas a hacer.


Hasta la próxima semana en otra palabra de Aliento y Esperanza.